Un obrero brasileño sobrevive a una barra en su cráneo

En las últimas horas, ha conmovido al mundo entero la historia de Eduardo Leite, un obrero oriundo de Brasil, de 24 años de edad, que fuera atravesado por una barra directamente en el centro de su cráneo, y a pesar de las escalofriantes imágenes y de los peores presagios por parte de sus compañeros de trabajo, ha logrado sobrevivir, incluso aparentemente sin ningún tipo de secuelas.

De hecho, esta misma información fue anunciada en las últimas horas por Luiz Alexandre Essinger, jefe de personal del Hospital Miguel Couto de Río de Janeiro, quien manifestó luego de una operación de cinco horas poco después del accidente, que el paciente se encuentra en un buen estado general, más allá de que en su larga trayectoria, jamás había visto un caso ni siquiera remotamente parecido a éste.

“Lo llevaron a la sala de operaciones, su cráneo estaba abierto, examinaron el cerebro y el cirujano decidió retirar la barra metálica desde la parte delantera en la misma dirección que entró en el cerebro”, explicó el especialista acerca del procedimiento que se debió llevar a cabo para resguardar la vida de este hombre, que ha recorrido el mundo entero con las fotografías, como ésta, en la que se observa la barra atravesando su cabeza, sin más miramientos.

“Hoy, sigue bien, con pocas quejas por una cirugía de cinco horas. Dice que siente un poco de dolor”, continuó el médico, quien además agregó que Leite estaba consciente cuando llegó al hospital y le contó él mismo lo que había sucedido, por lo que en todo momento demostró estar lúcido, y sin sufrir por demás las consecuencias negativas que generalmente tiene una operación de este tipo.

En cuanto al caso, los testigos, y el propio Leite afirman que la barra cayó desde el quinto piso de un edificio en construcción donde él se encontraba trabajando junto a algunos compañeros, perforó el casco de Leite, entró por la parte trasera del cráneo y le salió entre los ojos.

Un pensamiento en “Un obrero brasileño sobrevive a una barra en su cráneo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *