Pareja arrestada en Australia por ruidos en el sexo

Muchas veces la pasión logra desbordar a las personas que están teniendo sexo, por lo que alguna de ellas comienza a gritar de forma que algún que otro vecino puede llegar a oír algo vagamente. Sin embargo, el caso de una pareja australiana parece haber ido un poco más allá, ya que estas dos personas terminaron en la comisaría local, por la cantidad de decibeles alcanzados por sus gritos mientras mantenían relaciones sexuales.

Lo cierto es que Jessica Angel, de 34 años y su pareja, Colin MacKenzie, de 45, viven una pasión desbordante, como puede observarse, y es tal el ruido que al parecer provocaban sus gemidos mientras estaban teniendo sexo, que los vecinos incluso lograron asegurar, en la mayoría de los casos, antes las autoridades, que estas personas tenían relaciones cinco veces a la semana, cada semana.

“Superamos tanto el máximo de ruido permitido que fuimos arrestados, sacados de nuestra propia casa y se nos advirtió que no podíamos tener relaciones”, tuvo que admitir MacKenzie al Sunday Mail, una publicación local, una de las tantas que se hizo eco de las acusaciones de los vecinos, quienes tenían ya problemas para explicarles a sus hijos que era semejante ruido, sobre todo si se piensa además que esta pareja no tenía ni siquiera un horario fijo para sus relaciones, y que las desarrollaba en cualquier lugar de la casa.

Lo cierto es que en este caso particular, y tras más de veinte quejas de los vecinos, por primera vez en el estado de Australia del Sur, al policía entregó a la pareja una orden para que se abstengan de tener sexo por exceso de ruido bajo la amenaza de una multa, aunque la mayoría de los vecinos no está demasiado convencido de que puedan cumplir con esta orden, y por si acaso, ya mantienen listos sus teléfonos para avisar a las autoridades locales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *