Paul (2)

Frost y Pegg, que ejercen también de guionistas, ya tienen experiencia en estas tareas pues sus películas anteriores, Zombies Party y Hotter Fuzz, también eran parodias de géneros muy establecidos. Por su parte, Greg Mottola, el director, ha firmado comedias muy divertidas como Supersalidos. Los tres consiguen construir una película que es bastante redonda en la mayor parte de su metraje y que sólo falla cuando se olvida de hacer chistes políticamente incorrectos y entra en el terreno de la emotividad más convencional. Afortunadamente, estos momentos de exploración del buen fondo de los protagonistas son breves y dispersos a lo largo del guión y no suponen una reducción excesiva de la calidad media de la producción.

Técnicamente, el extraterrestre Paul, creado digitalmente, está muy bien integrado con el resto de protagonistas. Los actores tenían buenas referencias de las localizaciones de su compañero digital y sus interacciones no resultan extrañas o antinaturales. Paul se beneficia de la voz de Seth Rogen en la versión original, un actor versátil que crea la voz perfecta para el extraterrestre, llena de cambios de tono de inflexiones, que convierte un ser creado digitalmente en un personaje totalmente creíble y con el que el espectador puede conectar emocionalmente.

La película también se beneficia de algunas apariciones sorpresas como Sigourney Weaver o la voz de Steven Spielberg, que redondean el conjunto. Paul es una comedia muy divertida con buenos diálogos y situaciones poco convencionales que la convierten en una propuesta excelente por cualquier reunión de amigos con ganas de pasar un buen rato.

Fuente: imdb

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *