Pies… ¿para qué os quiero?

Me parece que esto es lo que debió pensar este torero cuando se puso delante del toro porque el pobre no pudo aguantar y salió por pies en polvorosa.  Vamos, que carrera en el toreo no creo que haga pero si quiere apuntarse a un club de atletismo a lo mejor y le aceptan por cómo salió de la plaza de toros.

Para que luego digan que a las cosas hay que echarles dos h*.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *