Preguntando por un paciente

Este texto creo que va a reflejar claramente cómo se puede sentir cualquier persona cuando está en el hospital. Al menos donde yo vivo los médicos pasan de 10 a 12 de la mañana todos los días de lunes a viernes y solo un día los fines de semana.Durante ese tiempo estás solo porque se prohíben las visitas pero los médicos a los pacientes no les dicen si van bien o no.

Por eso, creo que este caso es una de las formas que van a usar muchos cuando estén en el hospital para poder enterarse y saber si mejoran o empeoran. Léelo por ti mismo.

Una abuela muy dulce llama por teléfono al Hospital St. Joseph. Con voz débil y temblorosa, le preguntó a la persona al otro lado del teléfono: “¿Es posible hablar con alguien que me pueda decir cómo está evolucionando un paciente?”

El operador le dijo: “Estaré encantado de ayudarla, señora. ¿Cuál es el nombre y número de habitación?”

La abuela dijo, “Norma Findlay, Habitación 302”.

El operador respondió: “Déjeme que le ponga en espera mientras consulto con su enfermera”.

Después de unos minutos, el operador volvió al teléfono y le dijo: “Oh, tengo una buena noticia. Su enfermera me acaba de decir que Norma está evolucionando muy bien. Su presión arterial está bien, su análisis de sangre acaba de volver a los valores normales, y su médico, el Dr. Cohen, le ha programado para ser dada de alta el martes.”

La abuela dijo: “Gracias, ¡eso es maravilloso! ¡Estaba tan preocupada! Dios lo bendiga por la buena noticia.”

El operador respondió: “No ha sido nada. ¿Norma es su hija?”

La abuela dijo: “No, yo soy Norma Findlay de la 302. Nadie me dice una mierda.”

Como véis, para que veamos lo malo que es cuando no sabes si estás mejor o peor en tu vida y eso que hablamos de tu propio estado.

Vía: Bits and Pieces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *