Premios Ignobel 2006

El 5 de Octubre se celebraron los Premios Ignobel 2006 en Boston. En ellos se dieron a conocer los galardonados por haber realizado los estudios más absurdos del año. He aquí el fallo del jurado:

Medicina: Francis Fesmire, del Colegio de Medicina de la Universidad de Tennessee, y un equipo del Centro Médico de Haifa (Israel) por su curioso método de quitar el hipo a los pacientes introduciendo un dedo en su ano en su trabajo titulado “Terminación del hipo mediante un masaje rectal digital“.

Biología: Bart Knols de la Universidad de Agricultura de Wageningen y a su colega Ruurd de Jong por demostrar que la mosca Anopheles gambiae, transmisora de enfermedades como la malaria, es atraída de igual manera a un queso Limburger que al olor de un pie humano.

Paz: Howard Stapleton de Merthyr Tydfil, Gales, por inventar un repelente electromecánico para adolescentes, un aparato que emite un sonido muy desagradable para los jóvenes y que los adultos no pueden oir, y por utilizar luego su invento para crear melodías de teléfono móvil que sean audibles por los estudiantes pero no por sus profesores.

Acústica: Lynn Halpern, Randolph Blake y James Hillengran, de la Universidad Northwestern, de Chicago, que realizaron un experimento para determinar porqué el ruido que hacen las uñas sobre una pizarra es tan molesto al oído.

Nutrición: Los científicos kuwaitíes Wasmia Al-Houty y Faten Al-Mussalam por un estudio que demuestra que los escarabajos del estiércol son auténticos gourmets al preferir por ejemplo, las heces de caballo a las de camello.

Matemáticas: Nic Svenson y Piers Barnes la Australian Commonwealth Scientific and Research Organization, por calcular el número de fotografías necesarias para conseguir con certeza que nadie salga con los ojos cerrados en una foto de grupo.

Ornitología: Ivan Schwab, de la Universidad de California en Davis y al finado Philip May de la Universidad de California en Los Angeles, por explorar y explicar porqué a los pájaros carpinteros no les dan dolores de cabeza.

Literatura: Daniel Oppenheimer, de la Universidad de Princeton, por su artículo sobre las consecuencias de usar palabras largas sin necesidad.

Química: Antonio Mulet, José Javier Benedito y José Bon, de la Universidad de Valencia, y Carmen Rosselló de la Universidad de las Islas Baleares, en Palma de Mallorca, por su estudio sobre cómo la temperatura afecta a la velocidad de la propagación del sonido a través del queso cheddar.

Vía: El Rincón de Javier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *