Regalamos 5 cámaras de vídeo y fotos Kodak sumergibles

Así, por la cara, puedes hacerte con una estupenda cámara de vídeo y fotos Kodak, de bolsillo, y sumergible. Si lo que quieres es hacer más que lo que puedes hacer con tu móvil, y tienes el espacio en tu mochila o bolsillo para un aparato que ocupa poco más que una tarjeta de crédito, sólo tienes que ponerte en situación y explicarnos cual es la situación idónea en que esta cámara te sacaría de un apuro, leyendo este post, teniendo en cuenta sus características principales. De entre las respuestas recibidas en el hilo de comentarios de este post (este, y NO en del análisis de la cámara) sacaremos las 5 que nos parezcan más ocurrentes y originales, y os mandaremos la cámara a casa. Así de sencillo y de simple.

No hace falta que te des prisa, pues tienes tiempo de sobra. Piénsate bien tu respuesta, porque si es de las más originales puedes ser el ganador 😉 . Los detalles de las bases las puedes ver después del salto….

  • El concurso está abierto a cualquier lector que resida en España
  • Se aceptarán respuestas hasta el próximo domingo 21 de noviembre. Al día siguiente, publicaremos los ganadores en otro post.
  • Sólo se aceptará una respuesta por dirección IP y dirección de correo válida y ‘real’; esta será la vía con la que nos comunicaremos con los ganadores.
  • Toda respuesta requiere de moderación y en la mayoría de los casos, NO se publicará al instante

Mucha suerte a [email protected] 😉

0 pensamientos en “Regalamos 5 cámaras de vídeo y fotos Kodak sumergibles”

  1. Si fuera otra vez pequeña esta cámara sería la excusa perfecta para no salir del agua en la playa cuando mi madre me llamara desde la orilla, ya que al salir le justificaría que no he salido antes porque unas enormes medusas me impedían el paso, ¡y tendría pruebas gracias a esta cámara sumergible! Todo pensado 🙂

    Saludos y mucha suerte a todos los participantes

  2. El típico día que tienes que hacer papeleo, y no hay ningún sitio para hacer copias abierto. Haces una foto a los papeles que necesitas, y a descargar en tu ordenador, imprimir y listo! más rápido imposible

  3. ¡Buenos Días! ¿Qué por qué necesito esta cámara? Bien sencillo, muchas veces cuando la gente piensa en cámaras sumergibles indudablemente piensa en fotos debajo del agua mientras nada, bucea, o tiene fiestas en la piscina (sin duda hay gente MUY afortunada y con mucha vida social). Yo no. No tengo ni piscina propia ni sé nadar con soltura, así que cuando nado, bastante preocupada estoy por mantener mi vida a salvo como para sacar fotos. Y sinceramente, sacar fotos en una piscina para niños… ¡tampoco tiene mucha emoción! Peeero yo vengo del norte, de uno de esos lugares donde que haga bueno, es que esté nublado, y que cuando sale un rayito de sol los florecillas abren sus pétalos llorando de emoción. Y llueve. Llueve mucho. Por suerte, la palabra sequía es cómo la palabra alien, hay gente que dice que existe pero no lo hemos visto. Llueve tanto que más de una vez se me ha roto una pantalla por querer utilizar ya sea el móvil o la cámara en plena tormenta. Y si no puedo sacar fotos a mis amigos con tormenta, seguramente no pueda sacarles fotos. Por eso necesito una cámara sumergible, para mi día a día, ¡¡para que los días de tormenta no sean olvidados!!

  4. La situación es clara. Yo soy muy torpe, y además me gusta mucho la música y asisto a todos los conciertos y festivales que puedo. Siempre voy cargada con mi camarita y sufro mucho por ella por los siguientes motivos:

    – La gente en los conciertos y festivales se emociona (nos emocionamos) mucho y claro, yo te doy bebida, tu me das bebida, exaltamos la amistad y te tiro el litro encima… y la cámara se moja :(…. cuando no es que se ponga a llover como en el BBK live último y acabas que das penica verte… si llevas cámara ya la proteges como si fueras el golum del señor de los anillos. Con la Kodak esto no pasaría claro 🙂

    – Además cuando vas de festivaleo o concierteo vas a disfrutar del día y, como hace calor, te vas a la playa; te tumbas en la toalla y te dispones a coger el mejor color gambas que pueda lucir cualquier artista del norte de los Pirineos que se atreva a venir sin protección peeeeeeeeeero…. vas con amigos, los amigos son muy “chisposos” y claro, acabas en el agua, de hecho acabais todos en el agua y, si no tienes una cámara sumergible, inmortalizar el momento es muy muy difícil: con la cámara sumergible esto no pasaría.

    – Cuando vuelves del evento en cuestión, le quieres enseñar las fotos a la gente que conoces, entre ellos tu familia. Entonces llegas a casa, tu sobrinos te quitan la cámara, tú luchas con ellos, les haces cosquillas y ellos a ti y, en una de esas, los niños, unos angelitos, tiran el vaso de agua justo encima de la cámara…. eso tampoco pasaría con la cámara sumergible.

    La cámara sumergible Kodak me permitiría disfrutar tanto de los eventos como del post-evento en si 🙂

  5. Me gusta llevar siempre la cámara a todas partes para poder retratar la realidad que me rodea, lo malo es que muchas veces (cuando voy a fiestas, voy a la playa, un recado rápido…) no suelo llevar un bolso muy grande y no voy a cargar con ella. Por ello sería genial una cámara de esas dimensiones que me cupiera en cualquier parte, estaría siempre lista para inmortalizar cualquier momento especial!!!

  6. Cuando una vive en un lugar donde el cielo llora cada escaso tiempo,donde el agua es un compañero de vida al que te debes aconstumbrar sin remedio como si fuese un novio y cuando tienes una pequeña en casa que adora el agua y saltar en los charcos,te das cuenta que te puedes estar perdiendo muchos momentos intensos que llevar del recuerdo a un album de fotos y poder compartirlos,esta camara es uno de los motivos que me tengan aquí escribiendo,porque ella podría viajar en mi bolsillo y cuando en uno de esos días de lluvia en que sale de la guardería y cruzamos el parque yo son una sola mano y mientras dejo el paraguas podría grabar la sonrisa enorme que ilumina mis días mientras me dice”Mira como salto el charco con sus botas!y zas!!!!agua por doquier,pero yo podría retener ese momento más allá de mi retina y todo gracias a ese cuerpo esbelto,minúsculo y resistente que es la Kodak Mini z1,a prueba de lagrimas de felicidad y de ciudades donde la lluvia es el pan nuestro de cada día….incluso en la piscina donde la acompaño a dar sus primeros pasos para aprender a nadar me sacaría de un apuro,o en el verano donde la playa es una prueba de fuego para cualquier cámara ya que la arena es un enemigo poderoso que se esconde en cada rincón,pero mi Z1 vencerá y yo seré feliz!!!

  7. Sería genial que me tocara, porque si también me toca en navidad la lotería o el Gordo, cuando vaya navegando con mi yate, si me encuentro algún famoso en situación comprometida (sin ropa, liandose en alta mar con algún novio no conocido o con su amante), podría sacar mi cámara y rapidamente captar el momento. Y vender mi grabación exclusiva a alguna revista, con lo cual aún me haría más rica.

  8. Yo la usaría para localizar un objeto perdido en el fondo de una piscina, o grabaría un día de tormenta con las calles inundadas de agua, sin temor a que la cámara de averíe por el agua, inmortalizando el momento.

  9. Pues me hubiese venido genial para sacarle una foto al coche de una chica que me dió por detrás y se dió a la fuga!!, Mientras yo me bajaba del coche con lo que llovía hoy!! Llamé a la policía, pero me dicen que el número de matrícula no se corresponde con el modelo de coche, y ahora me entran dudas del número exacto. Una cámara en el bolsillo y además resistente a la lluvia en Galicia me hubiera venido de maravilla!

  10. Me sacaría de un apuro cuando quiero inmortalizar esos momentos en la bañera, en la playa o piscina. Esos en los que, por miedo a que se moje mi cámara, hacen que me quede sin un recuerdo, sin inmortalizar esos momentos que me regala mi hija y que ya empieza a querer inmortalizar ella y por temor a la pérdida de mi cámara no le dejo.
    Crecerán los lazos familiares entre ambas ya que además de una vida juntas, compartimos la posibilidad de poder usar, sin miedos, esta cámara.

  11. POR FAVOR, LEED HASTA EL FINAL: ES LARGO, PERO PROMETO QUE OS MANDARÉ BUENAS VIBRACIONES PARA EL FIN DE SEMANA 😉
    Gracias, gracias, de verdad. Miré precios de acuáticas y son carísimas. Estaba loca por algo así!
    Os explico:
    Esta cámara sería la solución perfecta a un problema muy muy claro: mi existencia.
    Adoro la fotografía del día a día Pero soy un desastre.
    Mi primera cámara, que me regaló mi hermana, murió dentro del water, cayó (ya había tirado de la cadena).
    Mi primer móvil, que me regaló mi mejor amiga pagándoselo a la dependienta a 10 euros por semana durante varios meses, se me cayó dentro de un vaso y no me percaté durante unas horas: RIP.
    La tercera cámara, que era perfecta para todos los días: dura, calidad suficiente, cabía en cualquier bolsillo cuando iba de marcha, siguió su camino escalera abajo.
    El cuarto móvil lo metí en la lavadora: lo olvidé dentro del bolsillo del albornoz. Mi compañera de piso me dijo: “Fátima, la ropa que has puesto en la lavadora tiene una luz azul que da vueltas…”.
    Y la cuarta cámara creo que se llevó demasiados golpes dentro de la mochila todos los días.
    Me compré una cámara buena, pero grande. Todas las ligeras son demasiado frágiles para mi experiencia con los aparatos. Por favor, ¡la necesito!

    Sin duda esta cámara me sacaría de un apuro como el que pasé este pasado verano en la sierra de Guara haciendo barranquismo. 4 mujeres solas. Pero los barrancos llenos de gente. Yo NECESITABA hacer fotos, era un sitio impresionante. Compré una de usar y tirar y, como era muy grande y no cabía en el bolsillo, el guía me aconsejó guardarla en el neopreno, en el canalillo… En uno de los saltos a una piscina natural en la que descansaban docenas de grupos, la cámara forzó la cremallera, el neopreno se abrió, mi bikini se había desatado y salí del agua con el escote hasta la cintura. Entre el frío del agua y el calor del sofocón casi me da un síncope: ¡me temblaban las piernas!

  12. Es perfecta para cuando sales de fiesta, dejas tu querido móvil en casa, y te llevas este cacharro que cabe de sobra y no molesta en el bolsillo. Para hacernos todo tipo de fotos con los amigos o grabar videos graciosos que ocurren derepente, y ya le pueden caer litros de kalimotxo encima que no se resfría y sigue funcionando. Perfecto para los San Fermines para tomar fotos o para grabar a los toros y como no a los “guiris” que se lanzan de la fuente. Siempre ocurre algo en cualquier momento que siempre deseas grabar o fotagrafiar y este dispositivo lo hará realidad.

  13. Me colaria con mi novia en la piscina de mi vecino, nos bañariamos y nos hariamos fotos bajo el agua y en el jardin, Haria fotos a todo lo que ella quisiera, seria su dia perfecto.
    Despues al llegar a mi casa pasaria las fotos al ordenador (sin cables), e imprimiria un album con los mejores momentos que hemos pasado.
    eso haría yo con esa cámara 🙂

  14. “¿Un concurso para ganar una cámara de agua? Bah! Eso no me hará falta nunca…”
    Eso fue lo que dije, sí! Y segundos después sucedió algo que ni en mis sueños me habría imaginado que pudiese pasar… Fue todo muy rápido… Un golpe en la cabeza, y…
    De repente me encontré tirado en mitad de un puerto al anochecer, con una mano atada a una larga cuerda unida a un poste de luz, y vestido tan sólo con un bañador corto de flores ( de los que conserva mi padre como oro en paño, por su “supuesta”, y seguramente inventada, exitosa época de soltería…),
    “Desde luego quién me haya dejado aquí, no ha tenido piedad alguna…” dije, pensando que nada podría ser peor; pero como la ley de Murphy se creo para que tontos como yo vivan entretenidos en sus tristes vidas, algo peor sucedió…
    Un hombre vestido con una gran armadura de plástico duro, sin huecos en sus entrañas y con una forma totalmente compacta, apareció entre los últimos rayos de luz que despedía el sol… se dirigió a mí de forma desafiante y me dijo:
    “De algún lugar que bien no recuerdo, o no quiero recordar su nombre, procede una Dulceidea que busco sin cesar, sería capaz usted, fiel escudero, de ayudarme en su búsqueda”
    No me lo podía creer… perdido, atado, casi desnudo y encima con un loco delante mía… así que desesperado le conteste:
    “Disculpe señor, pero… NO LE ENTIENDO!!”, a lo que el sin sentido alguno que me dijo…
    “Si a casa quieres volver,
    práctico tendrás que ser,
    de forma intuitiva ver,
    y funcional en el agua ser,
    por eso retrata al monstruo gigante,
    que en el mar vive desafiante”
    Y sin pensárselo dos veces, me arrojó al agua de aquel pequeño puerto abandonado, con una mano atada a la cuerda y con mi escandaloso bañador de flores…
    Mientras me sumergía cada vez más y más, me fije que en el fondo se mostraba una silueta que me era familiar, no se trataba de ningún monstruo gigante, sino de un molino que quizás sumergido por algún maremoto aún se conservaba casi en perfecto estado…
    ¿Sería esto a lo que se refería el loco de la armadura..?
    De forma automática y un poco absurda, metí la mano en el pequeño bolsillo del bañador de flores, sin pensar realmente en el hecho de que ningún bolígrafo, ni papel, ni nada parecido, serviría en el agua, y menos aún a casi 3 metros de profundidad, ya que sólo algo portátil, compacto y sumergible me ayudaría en esos momentos…
    Pero algo note, tenía una forma parecida a una tarjeta de crédito, (el tamaño justo, para caber en el pequeño bolsillo del bañador) y rápidamente con la única mano disponible, la saque del bolsillo…
    ¡Allí estaba mi posible salvación!, así que con una sola mano intente encenderla, y…
    SE ENCENDIO!! Mi sorpresa era cada vez mayor, pero el aire que me quedaba se reducía por cada instante, no tenía tiempo que perder, así que sabiendo ya, que no me quedaba un soplo más de aire en los pulmones, apunté al supuesto y maldito “monstruo gigante”, y le di a que se hiciese la foto…

    Esta vez, no me encontraba en aquel puerto abandonado, sino en el suelo de mi habitación con un gran chichón en la cabeza, y el libro más gordo de mi estantería al lado… “Don Quijote de la Mancha”, de ahí tantas armaduras, escuderos, gigantes, molinos y tantas dulceideas o dulcineas…
    Así que desde ese instante me di cuenta de dos cosas, que los libros más gordos deben estar en la parte más baja, y que debía participar en el concurso, porque una Kodak mini Zm1 debe estar en todos los bolsillos, hasta en el bañador más pasado de moda, porque uno nunca sabe…
    “Cuando una Kodak mini Zm1 puede sacarte de un apuro”

  15. No hay un momento idoneo la vida en si es idonea y como tal hay que vivirla, pero hay personas que les encantaria ver el mar y no pueden por culpa de alguna enfermedad que les postra en una cama de por vida, y que mejor que una camara como esta para poder sacar fotos de esta belleza de la naturaleza y mas aun si incluso se puede fotografiar lo que hay por debajo del agua, o grabar un video a lo Nationa Geografhic y poder regalarle unos minutos de sonrisas y fascinacion a esas personas que no pueden verlo insitu.

  16. Me gusta el mar, me gusta la playa, me gusta la montaña, me gusta la juerga y los cubatas…me gustan las fotos…

    No me gusta que se rompan mis cosas, no me gusta estar preocupado, no me gusta sacar las cosas de mis bolsillos para sentarme…

    No digo nada y lo digo todo…

    Día de playa cámara en mano sin tener que preocuparse de la funda, de la arena, del agua…Después ducha propia a la cámara para quitarle un poquito el salitre y de fiesta…Que se cae un cubata sobre la mesa y tu cámara esta sobre ella…no te amargan ese fin de semana, chorrazo bajo el grifo y a seguir…

  17. Yo haría un Lip-dub de La sirenita cantando “Bajo el mar” mezclada con “Vamos a la playa calienta el sol” de Marisol en la playa, o en una piscina. ¡O empezando en una piscina y acabándolo en la playa!
    Un mash-up pasado por agua muy original

  18. Siempre me he preguntado cómo será una puesta de Sol vista bajo el agua. Una de estas cámaras sería la excusa perfecta para meterme en el mar cuando el sol se oculte: así podría fotografiar cómo se ve por debajo de la superficie.

  19. Canción del fotógrafo errante

    Fui un fotógrafo errante
    guiado por la iluminación

    Mis riquezas
    fueron aquellos sitios
    donde contemplaban mis fotografías
    quienes se asombraban
    fotógrafos anticuados de la era analógica
    cuyas cámara llenas de polvo yacían
    disueltos por los pixeles
    asombrados estaban

    Fui un fotógrafo errante
    y ahora
    tras el paso del tiempo
    soy fotógrafo anticuado
    mi cámara llena polvo esta
    arrepentido estoy
    no haber aceptado la
    Kodak mini Zm1

    Un colosalmente viejo fotógrafo
    con la mirada puesta en los objetivos
    con la memoria abierta a la única
    riqueza…
    la kodak mini
    mi única salvación

  20. Me imagino de vacaciones con mi mejor amiga, en una playa abarrotada en pleno agosto, intentando encontrar algún hueco en la arena para colocar la toalla cuando, de repente, a lo lejos, veo una cara que me resulta familiar, no me lo puedo creer, es él… es mi actor favorito, es el HOMBRE DE MIS SUEÑOS!!! y justo al lado un espacio libre: corre! y ahí nos colocamos como si nada. Le digo a mi amiga: saca la cámara que cuando volvamos no se lo van a creer… cámara? con este bolso tan pequeño? Menos mal que soy una chica previsora y llevo siempre mi Kodak mini Zm1, que cabe en cualquier sitio, y le pudimos hacer un reportaje de revista, incluso dentro del agua! Os puedo asegurar que me sacaría de un apuro!

  21. Era un día perfecto, el sol brillaba y la temperatura acompañaba, mi cámara totalmente cargada para una jornada de barbacoa genial, muchas fotos divertidas tomadas a lo largo del día que no me gustaría perder. Pero como siempre llegan aquellos maravillosos “amigos” con unas copas de más que deciden que sería divertido tirarte a la piscina sin comprobación alguna…En esos momentos los mataría!!!Más que nada porque si hubiera tenido la Zm1 seguramente me seguiría riendo y tendría tanto fotos de aquel día como fotos de mi en la piscina con una cara mucho más agradable que la de aquel día!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *