Rompen una pared para rescatar a un hombre obeso

Lehberger bomberos

El trabajo de los bomberos es uno de los más difíciles del mundo. No sólo son llamados para resolver situaciones sumamente problemáticas, sino que además tienen que considerar ciertas dificultades propias de cada situación. Sin embargo, pocas cosas más complicadas debe haber que sacar a un hombre de más de 400 kilogramos por una ventana común y corriente.

Sin embargo, eso mismo es lo que le sucedió a un grupo de bomberos de Gran Bretaña, cuando acudieron a una casa que se estaba incendiando, para comprobar a los pocos minutos de haber llegado, que en efecto no se trataba de un rescate más, sino de uno que requeriría de ayuda de equipos especialistas y de todo su esfuerzo.

Es que cuando llegaron a la casa, fueron notificados por los vecinos acerca de que en el interior de la misma vivía un hombre cuyo peso era alrededor de 430 kilos, y que tenía obvios problemas de movilidad, por lo que necesitaba ayuda segura para salir del interior de la vivienda. A partir de allí, la situación fue el doble de angustiante para estos rescatistas.

El caso es que luego de varios minutos, los bomberos llegaron a la conclusión de que la única posibilidad que tenían de sacar a este hombre del interior de la casa sin exponer su vida era tirar abajo buena parte del muro principal de la vivienda. Así lo hicieron, y por eso una vez que controlaron el incendio de las otras habitaciones, llamaron a una grúa que se encargue del trabajo pesado.

Posteriormente, estos rescatistas comparecieron ante los medios de prensa, indicando que “debimos ampliar una ventana con unos martillos y la posterior ayuda de la grúa para extraer la humanidad de Lehberger (el apellido del hombre cuyo nombre no fue difundido)”, pero por suerte esta persona ya se encuentra en excelente estado y no ha sido afectada por el incendio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *