Soltar o perder

La Navidad parece que ya se está instalando en todos los hogares. Al menos en mi caso, donde vivo, por las tardes ya puedes ir haciendo cualquier otra cosa que no sea ir de compras porque te puedes encontrar con colas de hasta dos horas en plena autovía (y eso que vivo a 10 minutos de la ciudad y la cola llega hasta allí mismo).

Quizás sea por eso que los chistes sobre la Navidad están a la orden del día y uno los ve por todas partes. Por ejemplo este. Siempre se dice que Papá Noel deja su trineo fuera de las casas donde los renos esperan mientras él se ocupa de entregar los regalos.

Claro, aquí tenemos problemas con las casas donde hay perro porque se supone que los perros han de atacar a todo aquel que sea un extraño en esa casa, ya sea animal, persona o cosa. Y cuando muerden pues es difícil hacerlos soltar algo.

El problema aquí puede ser cuando el reno también toma cartas en el asunto y no se está quieto, como en esta imagen, ¿no ves que en ella puedes encontrar una pequeña dificultad? Porque… ¿Qué pasaría si el perro no suelta al reno? ¿Qué perdería él?

Un poco de humor nunca viene mal aunque a los niños solemos explicarle que las cosas se solucionan sin violencia y que los renos de Papá Noel son buenos, ¿no? Parece que aquí el reno no nos salió tan bueno como pensábamos en un principio.

Es eso o que está de malas pulgas que uno después tiene que lidiar con él para visitar otra casa y es comprensible saber que si en todas las casas le muerden uno estaría hasta los… ¿moños?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *