Tecktonic: El baile de moda en Francia

Una nueva y en algún punto polémica moda está surgiendo. En realidad todavía no se sabe bien si se consiste en una moda comercial y pasajera o realmente es un movimiento de fondo. Se trata de un original baile denominado Tecktonik que se ha extendido entre los jóvenes adolescentes franceses y gracias a ellos se ha divulgado en primer lugar en las discos y algunos sitios callejeros de París y posteriormente a través de internet ha llegado a transformarse en un fenómeno mundial.

Al parecer esta danza peculiar tiene su origen en Holanda y Bélgica, pero es durante el año 2000, en una disco llamada “Metrópolis” de las afueras de París donde toma mayor repercusión. Los jóvenes adeptos al Tecktonik han adoptado una manera muy innovadora de vestirse, la cual incluye estrechos pantalones, cazadoras negras muy ajustadas, calzado deportivo de primerísimas marcas y ni que hablar de los exóticos peinados en cresta.

Otro detalle a tener en cuenta es que los chicos han incluido en su producida estética, elementos femeninos como prendas de color rosa y maquillaje. Por supuesto que el baile tampoco se queda atrás si de extravagante se trata, ya que es una combinación de movimientos muy rápidos y nerviosos muy similares a los del “hip-hop” y pueden verse en los alrededores de la Torre Eiffel, en el metro y en distintas plazas donde todos los fines de semana realizan verdaderas fiestas de “Tecktonik”.

Logicamente, como todo fenómeno de estas características, va acompañado de un singular entorno comercial y es por eso que ya existen varias marcas que están viendo en esta movida un importante ingreso de dinero, aunque no se han animado a dar el primer paso ya que no saben cuanto tiempo durará. Otras empresas que le han dado importancia al Tecktonik son las cadenas radiales y de televisión que ya lo incluyen en su programación.

Uno de los bailarines “icono” de esta movida es el joven francés de 19 años que se hace llamar “Jey Jey” y que a través de grabaciones muestra por internet como baila en el garage de su casa y a pesar que ya son más frecuentes las fiestas que se dedican a este ritmo, que según dicen es libre de alcohol o drogas, ya existen muchas organizaciones y asociaciones anti-racistas que han expresado su crítica por el uso de simbología vinculada a los nazis aunque la policía francesa ha investigado y no ha encontrado nada al respecto.

Vía│RPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *