Aplica la técnica pomodoro en tus estudios

¿Estás estudiando pero se te van las horas volando? ¿No sabes aprovechar bien el tiempo? Te traemos algunos consejos interesantes que te harán rendir más en el instituto o la universidad si eres capaz de seguirlos día a día.

Lo fundamental aprovechar bien el tiempo. Hay quien prefiere estudiar de una sentada o hacer todos los deberes de golpe y después descansar un poco. Otros prefieren estudiar por ejemplo, dos horas, y luego descansar quince minutos. Quizás el primer método sea más intenso y te canse más, porque no tienes descanso.

Una técnica interesante es el Método Pomodoro, inventado por Francesco Cirillo en los años 80. Consiste en trabajar en franjas de 25 minutos y descansar 5. Estos tiempos de trabajo se llaman “pomodoros“.  Después de cuatro pomodoros, con sus respectivas pausas, se hace un descanso más amplio, de unos 15 ó 20 minutos.

El autor asegura que con esta técnica se trabaja mejor, ya que con estas pausas, el organismo asimila mejor el tiempo que se tarda en hacer una tarea y con los descansos, se refresca. De la otra forma, trabajar hasta que se acaba sin descanso, el cuerpo humano se resiente y crea estrés.

La verdad es que es importante que no sobrecargues al cuerpo con trabajo excesivo, aunque sea mental. El cerebro también tiene que descansar para asimilar los conocimientos y de nada te servirá ponerte “a piñón” si al cabo de dos horas ya no puedes con tu cuerpo. ¿Nunca te ha pasado que después de tres horas haciendo un trabajo no sabías qué escribir y al día siguiente, fresco como una rosa, las ideas te venían solas?

Si quieres poner en práctica este método puedes usar un reloj de los de cocina o, si quieres algo más sofisticado, aplicaciones como Focus Booster, que ya está programada en plazos de 25 minutos de trabajo y 5 de descanso. ¡Ánimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *