Tokio, sede de los Juegos Olímpicos de 2020

Tokio 2020

Finalmente, y como sucediera en las últimas elecciones para sede de Juegos Olímpicos, Madrid y toda España se ha quedado con las ganas de ser seleccionada, en este caso a favor de Tokio, que cumplió con su rol de favorita, terminando de imponerse en la final a una Estambul que dio pelea hasta el final pero que obviamente tenía infraestructura mucho menor. Sin embargo, parece que la crisis financiera nacional ha pesado más.

Tokio, la elegida

Como decíamos, Tokio será la ciudad que organice los Juegos Olímpicos de 2020 tras ganar la última votación a Estambul por 60 a 36. La candidatura japonesa era la gran favorita en este duelo tras ser eliminada Madrid -y a decir verdad también contando a la capital española- y ni siquiera los riesgos nucleares de Fukushima tras el accidente de la planta nuclear local luego del tsunami fue suficiente decantar la balanza hacia aquí.

Madrid, pura decepción

Ya en España todo ha sido desolación, y las voces de los distintos protagonistas no se hizo esperar, como en el caso del mayor medallista nacional, David Cal, quien insistió en que “teníamos muchas opciones de ser la elegida porque era la tercera vez que presentábamos e íbamos con un proyecto muy sólido. Sinceramente pensé que esta vez salíamos elegidos. Ahora sólo nos queda felicitar al ganador. Queda seguir trabajando o abandonar definitivamente el proyecto”.

Candidato en 2024?

Aunque evidentemente parece demasiado rápido pensar en la posibilidad de que Madrid se presente en cuatro años para la elección de los Juegos Olímpicos de 2024, no son pocos ya los que aseguran que la cuarta podría ser la vencida para la capital española.

El dinero a causas sociales

Dejando de lado el plano deportivo, una de las principales peticiones de buena parte del pueblo español tenían que ver con que el dinero que se invertiría en los Juegos Olímpicos de 2020 sea utilizando para causas de bien público como por ejemplo la sanidad o la educación. Quedará en manos de los políticos evidentemente esta última parte, aunque la esperanza ha vuelto a sufrir un varapalo hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *