Un chiste de locos

Los chistes de locos suelen ser muy recurridos. Aquí va uno:

Se escapa un loco del recinto de seguridad y se va corriendo hacia un lago y se tira al agua, sin saber nadar. El director del manicomio empieza a temblar, sabiendo que poco se puede hacer por la vida de ese pobre hombre.
De repente, y para sorpresa de todos, otro loco sale corriendo, llega al lago y rescata a su compañero de ahogarse.
Llegada la tarde, el director del manicomio visita la celda del salvador y le dice “Jose, tengo que agradecerte lo que hiciste esta tarde salvando a tu compañero, pero desgraciadamente de poco sirvió, ya que esta tarde apareció ahorcado en un árbol”.
Jose responde: “Ah! No, si fui yo, que lo tendí a secar al Sol“.

Vía: Mail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *