Un gato anaranjado

Tu ya sabes que hay personas con buenas habilidades que pueden llegar a hacer cosas sorprendentes como por ejemplo la que hoy quiero mostrarte. La forma en que se habrá hecho no la sé pero desde luego te deja con una extraña sensación de no poder apartar la vista de la figura porque además, si la ves más de cerca, puedes darte cuenta de algunos detalles que pasan desapercibidos de otra forma.

En este caso el gato está hecho con una naranja, o mandarina, y está diseñado como un gatito de verdad. Lo que más impresiona, o al menos a mí lo ha hecho, ha sido la cara que parece como si el gatito tuviera un efecto 3D, como si se pudiera separar, o dar cuerpo a la cabeza sobre el cuerpo y llamara la atención ésta y no lo otro. De hecho es lo que pasa, te fijas más en la cabeza que en el cuerpo porque, ¿me puedes decir si tiene cola el gato sin mirarlo ahora mismo?

Como esta figura estoy segura que se pueden conseguir muchas más pero ésta en concreto recuerda a un gatito naranja, Garfield, así como también a los gatos que puedes ver en las calles, algunos atigrados, que llaman tanto la atención. Ahora que hacer esto en casa puede no ser fácil y la pobre naranja va a quedar muy mal… y las que la sigan también, salvo que seas habilidoso con esto.

Si lo eres genial, seguro que habrá más diseños que poder ver y paisajes (ya sabes que con la fruta, sobre todo cuanto más grande, se pueden hacer cosas más difíciles).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *