Un perro mete la cabeza en una rueda

Mira que algunas veces pensamos que los animales son inteligentes, pero es que otras veces no podemos decir más que “eso no se hace”. Y creo que hoy es uno de esos días a la vista de la imagen que te dejo.

Se trata de un perro que tuvo un mal día porque su cabeza quedó atrapada en la rueda de repuesto de un coche. El nombre del perro es Tinks, un terrier de ocho años de edad, que se había estado divirtiendo en el patio hasta que vio la rueda y decidió poner su cabeza en el centro de esta.

Su dueño llamó inmediatamente a los servicios de emergencia al descubrir que se había quedado atorada y no podía sacarle la cabeza. A la llegada del especialista de Rescate Animal Colin Horwood trataron de liberar al perro manualmente pero claro, eso no es fácil y teniendo en cuenta que todos estaban ya tensos, asustados y nerviosos, no pudo lograrse.

Al final la rueda tuvo que ser extraída en un veterinario sedando al animal para que pudieran trabajar sin mucho problema (es como dicen, si la cabeza entra, la cabeza tiene que salir, solo que es más difícil al ver en la situación que estás).

Lo que sí puedo decirte de Tinks es que ya se ha recuperado perfectamente pero, por si acaso, y no vaya a ser que haya desarrollado una fijación por las ruedas, se le ha recomendado a los dueños que eliminen del acceso del perro cualquier tipo de rueda no vaya a ser que se la vuelva a poner de collar.

Por si acaso, creo que también deberías cuidar a los tuyos, supongo que no querrás que les pase algo como eso a ellos, más que nada porque no es agradable tener que pasear con un perro con una rueda de collar.

Vía: Nothing to do with Arbroath

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *