Un robo inusual

Lo primero que quiero pensar de este vídeo es que sea un anuncio porque si es algo que de verdad ha pasado, a parte de ser una estupidez porque la cámara le ha grabado el rostro y fácilmente se puede identificar, quizás la marca de televisores ha de plantearse si hacer televisores tan pequeños sin son capaces de robarse de esa manera.

Y es que el quid del vídeo no lo vas a saber hasta el final, y aún viéndolo al menos yo tuve que mirarlo otra vez porque no entendía dónde lo llevaba (claro, al verlo una segunda vez te das cuenta que un brazo no lo mueve y es como si sujetara algo con él pero, al ser negro y fino, uno no se da ni cuenta de lo que es).

Conforme va andando, de cara a la cámara para que no se note que lleva una televisión bajo el brazo, te das cuenta que nadie le presta atención aún cuando está andando raro, y menos el dependiente, ocupado en atender a otro cliente, aunque después si que sale corriendo tras él (supongo que por haber sonado la alarma de la puerta).

El caso es que ya sabes la forma de llevarte una televisión debajo del brazo; no es la forma más legal y loable, pero es una forma y seguro que alguno que otro lo habrá hecho. Lo que no se es si esto en concreto será un anuncio o es algo que de verdad ha ocurrido (si lo ha hecho ahí tienes la prueba de que el truco funciona aunque dudo que lo vayas a hacer por el remordimiento que conlleva después).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *