Una ilusión increíble

Engañar a tus ojos no es algo difícil de hacer. A decir verdad el 3D podríamos decir que es eso, una forma de engañar al ojo porque en realidad las figuras no cobran vida ni tampoco salen de las películas o series ni toman cuerpo.

Pero aún así, con el 3D sueles ver todo eso (salvo que seas de la minoría que no ve el 3D tan fácilmente como otros).

Hoy no es que te traiga el 3D pero sí que reflexiones un poco sobre cómo puede ser que se engañe al ojo de una forma tan sutil y a la vez simple que te cuestiones si hacer caso de tu vista (ya lo he dicho muchas veces que no hay que mirar con los ojos externos sino con los internos).

En el vídeo que hoy te dejo puedes encontrar una ilusión increíble. Se trata al principio de algo que parece irreal porque la imagen tiembla en algunas ocasiones y tanto pareciera que realmente no está ahí pero conforme va terminando el vídeo y cambiando el ángulo según el cual ves la imagen, te das cuenta de cómo toma forma y se va convirtiendo en otra cosa.

Lo que más me ha sorprendido a mí ha sido cuando parecía como una puerta se cerrara porque da la sensación de que eso es lo que ocurre, que se va cerrando lentamente hasta convertirse en una esfera enorme. Llama la atención cómo el propio ojo es el que nos hace creer eso cuando, en realidad, se supone que es algo plano pero con tantas curvas y demás intrincados que visto desde arriba, la visual le da forma.

Vía: Everlasting blort

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *