Una monja roba y gasta casi 130 mil dólares en el casino

Por mucho que se empeñe la Iglesia en así hacernos creerlo, está claro que los curas y monjas tienen las mismas debilidades que cualquier otro ser humano, y sino que le pregunten a Mary Rapp, una monja ludópata de 67 años, que es noticia por estas horas, luego de haberse robado 128 mil dólares de dos iglesias en las que trabajó, y no sólo eso, sino que posteriormente los despilfarró de forma completa.

La cuestión del caso es que esta monja, que según los últimos reportes viene siendo tratada desde hace tiempo para que pueda controlar sus impulsos por jugar dinero en casinos, bingos, y apuestas, entre otros, es ahora vinculada con los cargos criminales que se le asignan por haber robado buena parte del dinero de la recaudación de las iglesias ST. Mary y ST. Mark.

El problema es que una vez conocido el robo, las autoridades locales se dirijieron directamente a la casa de la hermana, para buscar el dinero, aunque se encontraron con que no existía ningún registro del mismo, por lo que han comenzando las investigaciones para saber si realmente se gastó el mismo en algún casino, considerando que varios testigos señalan haberla visto jugando grandes cantidades de dinero.

De ser encontrada culpable la hermana, entonces, sería destituida de sus vínculos religiosos, además de que se le abriría un sumario interno, y desde luego debería cumplir con la condena que le ha sido asignada por la Justicia local, como cualquier otra persona, y considerando especialmente la gravedad del caso, porque ella conocía que el dinero sería utilizado con fines de beneficencia, de forma tal que su accionar es más repudiable aún.

Por el momento, y considerando que la hermana no quiere realizar declaraciones acerca de lo que pasó esa noche, todo se mantiene cubierto en un manto de tinieblas, aunque el mismo se le vuelve cada vez más corto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *