Viaje a la biodiversidad

Bacterias depositadas en una aguja de coser, un piojo albergado en un cabello humano, un ácaro sobre la cabeza de una hormiga, el interior del moho de una naranja, el viaje del polen tras partir de los estambres de una flor, son algunos de los ejemplos de este maravilloso mundo microscópico que ahora, y gracias a la tecnología de última generación, se pueden ver en gran formato tridimensional.

Se trata imágenes únicas, impactantes, conmovedoras e impresionantes, que nos acercan al apasionante mundo de la biodiversidad que nos rodea pero que, por nuestras limitaciones visuales, somos incapaces de percibir.

Y es que tenemos en Madrid, en el planetario digital de CosmoCaixa, una exposición titulada NanoCam. Viaje a la biodiversidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *