Cuando no se ve el cristal

Seguro que alguna vez te ha pasado que, al entrar al banco, porque normalmente es en los bancos, no te has dado cuenta del cristal y has acabado chocando. 

Claro que en este caso la fuerza desde luego fue peor. ¿Qué velocidad tendría ese hombre?

Vía: Bits and Pieces