Jóvenes hacen un llamado para tomar Wall Street

Hablando de la juventud en general, existen muchas cosas que están sucediendo en los Estados Unidos, y están protagonizadas por muchos jóvenes de todo el país de Norte América, ya que más de 700 jóvenes llegaron al centro de negocios de Nueva York para protestar contra la crisis, corrupción y los recortes presupuestarios en EEUU.

La convocatoria para ocupar Wall Street, fue lanzada por el movimiento anarquista Adbusters y otros grupos de izquierda vía internet, estos esperaban convocar a 20.000 personas, pero la policía desplego un operativo y bloqueo las calles cercanas a la bolsa de Nueva York, forzando a los manifestantes, en su mayoría jóvenes, a buscar otro sitio. Por ello, los protestantes pasaron su primera noche acampando en Trinity Place, a unos 300 metros de Wall Street.

Los jóvenes dijeron esto, “lo única cosa que tenemos en común es que somos el 99% de la gente que ya no tolerará la codicia y corrupción”, esto se observo en una declaración publicada en la página de internet llamada “Occupy Wall Street”, al definir el carácter de la protesta de estos jóvenes valientes que lo único que quieren es ser escuchados y que realmente cambie su país.

Los jóvenes no quieren más codicia de Wall Street y no más corrupción. La idea de estos jóvenes luchadores es permanecer lo más cerca posible de Wall Street hasta que sus demandas sean escuchadas.

Como todos sabemos, Estados Unidos atraviesa una crisis económica marcada por un inmenso déficit presupuestario que ha provocado recortes en distintos sectores de los servicios públicos, mientras que el empleo se sitúa por encima del 9%. “Hay una guerra en Libia, hay una guerra en Afganistán y hay otra guerra en Iraq y tenemos recortes en educación, programas sociales, ¡sabemos a dónde va el dinero!”, afirmó un joven.

Presente en la manifestación, Javier Dorado, de Nacionalidad Española, profesor en Derechos Humanos, comparo la situación con lo que sucede en su país con el movimiento de los Indignados. Esto es un fenómeno global  que está pasando en Europa y en muchos países, ya que incluso la gente que no pertenece a estos movimientos sociales, tienen claro que estamos en un mundo que depende de los mercados.

Fuente: jornada unam