Las prisas son buenas… A veces

Dicen que las prisas nunca son buenas pero creo que, en este caso, podríamos decir que sí que son buenas, sobre todo porque le han salvado la vida a un hombre que, de haber cruzado andando, quizás no lo hubiera contado.