Máquina expendedora de agua bendita

Las máquinas expendedoras sirven para muchas cosas pero a veces esos productos que se venden pueden generar controversia por lo que significan esos productos, porque no es para jugar ni para gastar bromas. Y con ello me refiero a los productos religiosos.

No se si en España se da pero en otras iglesias puedes ver que hay máquinas expendedoras de cirios, o máquinas de Santos, que, por un euro, te sueltan una vela o una figura de un Santo como si eso fuera la voluntad de Dios y estuviera bien hacerlo.

Lo último ahora, en una iglesia de Italia, es cobrar por el agua bendita. Por un euro tienes una máquina expendedora de agua bendita (vete tú a saber si es bendita o agua del grifo).

Una cosa es la fe y otra el negocio con la religión. Por eso no me gustan las iglesias.