Me voy de casa

Sin duda este anuncio da qué pensar porque, cuando alguien te rompe el corazón, somos capaces de muchas cosas, hasta de irnos de casa. Aunque claro, cuando se es un niño, es más difícil.