El iPhone es más importante

Está certificado, y es que no es ya solo por esta imagen que te traigo, es que es algo que pasa todos los días y lo vemos, porque nos topamos con ello, porque nos pasa a nosotros pero, ¿a que los objetos que tenemos, sobre todo los tecnológicos, nos preocupan más que nosotros mismos?

Creo que te habrás acordado de alguna escena en la cual te hayas visto implicado y no te hayas preocupado tanto por la otra persona como por el objeto que llevaba. Por ejemplo, cuando le has dejado el móvil a tu hermano o hermana pequeña y ésta se ha caído… ¿Dónde vas primero? Obviamente, somos humanos, lo primero que preguntaríamos y miraríamos que estuviera bien sería el móvil…

En serio, no es ninguna broma, nos pasa. Además, nos cabreamos con la persona que lo ha cogido porque “ha estado a punto de romperlo” pero no nos damos cuenta, o no queremos darnos cuenta, de que también él o ella se ha caído y puede haberse hecho daño. Primero va el móvil, después lo demás.

En la imagen pasa algo parecido solo que, en lugar de un móvil normal y corriente, es un iPhone, que eso ya son palabras mayores, creo que por el precio que tiene básicamente.

Los dibujos lo dejan claro. Si tú te caes la gente se reirá de ti pero si es el pobre iPhone el que se trae creo que serían capaces de llamar hasta a una ambulancia para que no le pase nada al pobre.

Lástima que le demos más importancia a las tecnologías que a la vida pero así estamos ahora mismo y, aunque es divertido, no creo que quien se haga daño lo encuentre divertido en ese momento. Seguro que no.

Vía: Epic Fail

Cazando fantasmas

Los seres sobrenaturales, espirituales y, en definitiva, esos que no vemos, los que nos gustaría ver como vampiros, hombres lobo y fantasmas (sobre todo si fueran como nos los ponen en las películas y libros) seguro que nos llaman la atención pero también nos tienen que dar algo de miedo, ¿verdad?

Por eso uno de los series que quizás, si se personara ante nosotros, o nos respondiera, nos haría gritar de miedo, y eso que lo hemos convocado nosotros, no otra persona. Me refiero a los fantasmas.

En la imagen ves un diagrama de los cazafantasmas, es decir, lo que puede pasar cuando entras en una casa donde dicen que hay fantasmas. Imagínate. Entras y dices: Si hay un fantasma aquí que haga algún ruido… Te quedarías esperando y podrían ocurrir dos cosas, bien que haya un ruido de verdad, a lo cual te pondrías eufórico y saltaría diciendo “oh Dios mío, un fantasma”, o bien no hay ruido por lo que repites la pregunta, vaya a ser que esté un poco sordo.

Sea como sea creo que si realmente nos respondiera un fantasma lo primero que harías sería tener un estremecimiento por todo el cuerpo y querer darle una explicación racional al ruido que hayas oído. Por supuesto, unas veces es fácil de hacerlo, y te tranquilizas, pero otras veces…

Al menos ya sabes cómo va el tema. Entras, haces la pregunta y esperas. Si hay ruido entonces estás de enhorabuena y, si no, sigue haciendo la pregunta hasta que pase otra cosa porque según el diagrama es lo que hay que hacer… Quizás están dormidos, o se han ido de vacaciones, o a lo mejor la persona encargada de hacer el ruido ha sido abducida por extraterrestres, que seguro también hay por alguna parte.

Vía: Eatliver