Distracciones

Sin duda este corto tiene un final increíble. Se trata de una oficina donde el jefe le encarga más trabajo a su trabajador mientras que él no hace nada. Encima, para que le sea más ameno todo, decide ponerle música cuando no sabe que eso es malo, muy malo.

Después, pasa lo que pasa, obviamente.