Los relojes de arena

Esta vez el problema lógico es de los fáciles aunque tiene su cosa. Es algo así como las jarras de agua pero en este caso con relojes de arena.

Dispones de dos relojes de arena, uno de 5 minutos y otro de 8 minutos. Sin embargo, tú quieres contar 11 minutos. ¿Cómo lo harías?